Las diferentes sedes de la UDSA son reconocidas por diferentes autoridades nativas como lugares sagrados. En dichos santuarios se ofrecen actividades para la formación de salva guardianes de la Tierra y permiten espacios de reconección con la esencia de las Naciones Unidas del Espíritu. También cuenta con el apoyo de centros afiliados en este y otros países alrededor del mundo.