Preámbulo ético

Metodología de proceder y manifiesto de la Fundación Universitaria de la Sabiduría Ancestral.

La necesidad de rescatar para el mundo los tesoros valiosos que el conocimiento ancestral posee y que fueron dejados a un lado por predominar las tradiciones de la cultura occidental europea, ha motivado la fundación de esta organización sin ánimo de lucro, que también representa una base desde la cual los pueblos ancestrales del planeta pueden exponer sus conocimientos. Es el lugar donde se pretende conservar la tradicional transmisión oral del conocimiento, al dejar que los Abuelos Mayores hablen libremente sin calificar ni contradecir sus enseñanzas; existe un plan común entre la UDSA y los Abuelos Mayores:  fomentar la consciencia y responsabilidad de ser salvaguardianes de la Madre Tierra.

Al estar en la Sierra Nevada, el corazón de la tierra, considerado así por nuestros hermanos nativos, pedimos la misericordia de la divinidad Kaku Serankua y Ati Séinekun, que son la fuerza masculina y femenina del divino poder supremo conocido en otras latitudes como Radha Govinda en la cultura de la India, Baba y Nana en la cultura Abya Kuna, Tasoretsi Ipaksi en la cultura Ashaninka, en la cultura Incaica Pachamama y Pachacamac, etc.

Llamamos a todas las comunidades ancestrales a recibir este espacio como propio, como su casa; y compartir su conocimiento con el resto de la humanidad.

Líneas de acción

UDSA promueve la investigación de todo conocimiento y sabiduría que aumente la protección de la Madre Tierra, el amor y la comprensión entre los pueblos, el respeto a la naturaleza y evitar generar dolor a otras entidades vivientes.

Al evitar las mediciones del valor de la sabiduría ancestral, por ser importante por sí misma, UDSA no toma la responsabilidad por la autenticidad de todas las publicaciones; sin embargo puede apoyar estudios comparativos y promover cursos entregados por diferentes abuelos directamente.

La Fundación quiere explorar todas las metodologías descubiertas por el naturismo y la protección de la Madre Tierra, como sistemas agrícolas sustentables. También promover  las artes ancestrales como la producción de ropa o construcción sustentable en manos de campesinos y artesanos; logrando una contrapartida a las producciones industrializadas no sustentables.

Además promueve sistemas de protección y regulación en el uso de las aguas y la administración de acuíferos; al entender que son fundamentales para la sobrevivencia de las futuras generaciones que dará la Madre Tierra.

Desde aquí se abre un espacio de cooperación académica y se invita a todas las personas a compartir con la biblioteca UDSA, material útil para la expansión de la sabiduría ancestral. De esta forma el rectorado junto con el cuerpo de docentes evaluarán si es compatible con los valores que la Fundación Universitaria pretende transmitir, y así considerar espacio adecuado su socialización.

UDSA promueve encuentros de aprendizaje con su cuerpo docente, especialmente en los territorios que habitan, selvas, montañas, u otras partes del planeta, pues los ambientes donde nace el conocimiento, son muy propicios para la enseñanza-aprendizaje.

Al ser miembro de IKWASHENDWNA, UDSA apoya el esfuerzo de distintas iniciativas impulsadas por la humanidad que apuestan por una realidad donde sea mayor el amor, la obediencia a la ley natural y la promoción de las verdades espirituales que siempre estuvieron a disposición de aquellos que no se conforman con las definiciones materialistas.

UDSA, reconoce que solamente con humildad y espíritu de servicio se pueden preservar los tesoros de la sabiduría verdadera que existe en este planeta. Sus integrantes piden iluminación a la divinidad para que haga de esta apuesta un instrumento de su amor y que tanto sus docentes como estudiantes siempre mantengan este espíritu de humildad y servicio frente al conocimiento.

La sabiduría ancestral y el conocimiento verdadero que desprende, no es algo para comerciar. Por eso UDSA es dependiente de las donaciones y el apoyo voluntario de sus participantes. Las contribuciones que se proponen son en función de los costos que requiere mantener abierta esta casa de sabiduría, entendiendo que además de los recursos materiales para los cursos, también son necesario recursos humanos. Para mantener una atmósfera pacífica, se pretende la recepción de contribuciones a modo de donación y no como una matrícula; lo cual facilitará mantener este espacio de conocimiento para los estudiantes presentes y futuros, que carecen de fondos para su participación.

La Fundación manifiesta el respeto a todo tipo de fe que no busque hacer daño al ser humano. En tal sentido, UDSA se suscribe a la pedagogía de la FEDUCACIÓN, y la Psicología Perenne, para acercarse en una forma imparcial y sin prejuicios a todas las formas de contribución y participación.

UDSA, afirma que la  verdadera sabiduría ancestral se fundamenta por su perduración en el tiempo, y no por la acumulación de títulos y premios. Si bien es cierto que la ciencia materialista de tradición occidental  ha aportado útiles teorías para entender las dinámicas de la naturaleza, esto no significa que sea lo único que se pueda determinar como conocimiento. Por esto no siempre la presencia de títulos y premios se traduce en sabiduría.

La sabiduría con la que cuentan nuestros abuelos, destacados docentes de la UDSA, parte de una práctica de tradiciones que vienen perpetuándose  orgánicamente dentro de sus comunidades, junto a la Madre Tierra hace miles de años. Es esta armonía la que sustenta su conocimiento y les permite legitimar a los estudiantes de esta casa de sabiduría como Naturagentes o salvaguardianes de la Madre Tierra. Este proceso será certero mientras sea real el impulso que motiva a los estudiantes a cuidar la tierra, sus elementos y los seres que en ella habitan de una manera armónica.

Debido a la influencia de la educación occidental, UDSA reconoce que hay una colonización mental que opaca el carácter humano de bondad, por lo cual se vivencian situaciones de violencia y explotación, en contra de hombres, mujeres, animales, ríos y otras entidades vivientes; es decir, contra la misma Madre Tierra. Así, UDSA se compromete a ayudar a interesados a encontrar el camino verdadero de un buen hijo de la Madre Tierra sin condenar a nadie, pues todas estas fueron grandes pruebas que tenía que sufrir el planeta en su devenir.

UDSA pretende influenciar al mundo con amor y justicia, agradecimiento y compasión, ya sea desde una plataforma virtual o un espacio físico, como por ejemplo las instalaciones en Bonda, Santa Marta, que son nada más el inicio desde donde transmitir la propuesta del Pacto Mundial Consciente: concientízate y actúa con amor.

UDSA, agradece a todos los abuelos de la humanidad que han preservado la sabiduría hasta hoy en día, confiando que el amor es lo más importante de la existencia. Si hay algo mejor y otra cosa inferior, entonces UDSA, tratará de preservar lo mejor de todos y aprender de los errores que la humanidad haya cometido.

Desde el marco ético UDSA se promueve un ambiente libre del consumo de sustancias que intoxican el organismo; pero se comprende que ciertas sustancias son medicinales para algunas tradiciones, por esto es requerido que en determinadas prácticas  haya el acompañamiento de un Abuelo Mayor y se esté bajo el tratamiento ritual adecuado.

Su alma busca mantener esta casa de sabiduría libre de personas con fuertes intoxicaciones, pues el proceso de aprendizaje promueve la limpieza interna y externa, y el consumo de lo innecesario va en detrimento de las capacidades del estudiante.