Festival de Sabiduría Ancestral

En el centro de investigación Muiska, ubicado en  Varsana eco-yoga aldea,  se realizó el 1°Festival de Sabiduría ancestral. El encuentro se desarrolló con un grupo de representantes de la U.D.S.A y algunos voluntarios. Se vivió una bella experiencia de Co-crear junto con los guardianes de la sabiduría ancestral: Luis Yonda del pueblo Yanacona, Berito Cobaría de pueblo Uwa´, Blanca Nieves pueblo Muisqa y la Abuela Ana María Hoyos mentora de Danzas de paz y  representante de la sabiduría de los pueblos nativo mestizos.

Como  petición del Abuelo Mayor Berito Cobaría, la energía que nos convocó en este festival, fue la fiesta. Berito hizo una magistral ceremonia, no sólo para este encuentro, sino para todos los movimientos  enmarcados dentro de este propósito, su entusiasmo, alegría, amor y sencillez contagió a todos los asistentes.

Las Danzas de Paz dieron la apertura a la celebración y el compartir, enseñándonos como la música puede transformar, sanar y unir a la Humanidad. La abuela Ana María ofrendó toda su energía para vibrar amando al amado, dando pasos sagrados y buscando en el silencio nuestro centro de equilibrio. Ella es una mujer de palabra sencilla y pensamiento elevado, danzando y cantando de manera sagrada.

Lwntana Na´Kogui, coordinador principal del programa Naturagente, recordó la importancia del orden sexual y de confesar a la tierra nuestras acciones, para reconocer la necesidad de mantenerla siempre viva, también hizo una actividad para dejar ir memorias oscuras, que se venían acumulando desde la niñez.

Las actividades en el encuentro se hicieron de forma paralela y en aulas de cielo abierto. La abuela Blanca Nieves ofreció la sanación del útero a más de 20 mujeres y entregó su mensaje de cómo ser guerreras y fortalecer su vientre, apoyándose en la humanidad y paciencia del autoconocimiento. La abuela Blanca realizó en silencio un rezo profundo y sincero, de amor y medicina. Ella mencionó que cuando el deber llama no hay obstáculos en el camino, tan sólo es cumplir con nuestro deber. amar y cuidar de cada uno de los presentes como si fuesen sus propios hijos y nietos.

Describir este evento en palabras es imposible, pues lo vivido tan sólo puede expresarse en actos de compromiso, para sanar nuestra madre tierra cultivando una Humanidad llena de intenciones agradecidas, puras y compasivas. La Universidad de Sabiduría Ancestral es de todos y para todos, por eso agradecemos al universo y a la cosmovisión de los pueblos nativos, el poder vivir esta linda experiencia.