Construir la vida cuidando a la Madre Tierra

Daniel Esmite , nacido en Uruguay, es un docente investigador de la Universidad de Sabiduría Ancestral muy reconocido por su dedicación en el desarrollo de la Permacultura y la Bioconstrucción.

En lo que se lleva de año, ha estado visitando distintas ciudades de Chile como Arica, Concepción, los Ángeles y la sede UDSA Aconcagua, ubicada en Catemu. En estos lugares dictó talleres teórico prácticos donde compartió sus conocimientos en el arte de la Construcción.

En La sede Udsa Aconcagua, se realizaron varios de sus talleres durante los días 16, 17 y 18 de febrero, los cuales fueron todo un éxito. Uno de estos cursos contó  con la participación de 35 estudiantes que aprendieron y experimentaron, por medio de la práctica, los principios básicos de la Bioconstrucción.

La Bioconstrucción es una técnica ancestral, que consiste en realizar cualquier tipo de obra utilizando los elementos que la naturaleza y el reciclaje proveen, materiales de bajo impacto ambiental, donde su característica principal es ser de origen vegetal, reciclables y extraíbles mediante procesos sencillos y de bajo costo monetario.

En esta instancia los participantes pudieron experimentar, desde cómo preparar barro, hasta cómo establecer los cimientos de obra con piedra y  hacer ladrillos de adobe.

Los Estudiantes también pudieron construir con ladrillos ecológicos, los cuales están hechos a base de botellas de plástico que son rellenas completamente con tiritas de su mismo material. Los eco-ladrillos son en estos momentos una alternativa eficaz de reutilización del plástico, pues este material es producido en exceso y sumamente contaminante cuando es desechado de forma inconsciente.   

La reutilización de residuos, ya sean plástico, vidrio, madera, u otros tantos, nos ayudan como sociedad a hacernos cargo conscientemente de la “basura” que producimos. Concienciar a la población sobre la necesidad del reciclaje, tiene por objetivo entender, que la “basura” deja de serlo cuando hayamos creativamente nuevos fines a esos materiales olvidados o en desuso, atendiendo y apoyando de esta forma los principios de la ecología.

 

En el taller se aprendieron también otras técnicas como:

  • Molduras de ladrillos
  • Revoque grueso  y fino

Inclusive se aprendió cómo hacer pigmentos naturales de colores con elementos vegetales.

El desarrollo de las construcciones ecológicas tiene un alto impacto a nivel social, dado que al estar elaboradas en armonía con el entorno natural y ser sustentables a nivel energético, permiten tomar conciencia sobre la importancia de respetar y cuidar los recursos finitos de la naturaleza. Estas construcciones evocan la presencia de los cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego, asimismo, nos recuerdan profundamente que es la Madre Tierra la que nos cobija y sustenta cada día.

Agradecemos a todos los entusiastas que asistieron a los distintos talleres impartidos en Chile.