album-art

Valeria Isaza Jiménez

Lleno de tierra mis manos

mis ojos se abren lento

a mi lado el agua,

pero también adentro.

 

(Adentro todo es agua).

 

Ha sido el sol

se ha extendido sobre mi cuerpo

como una flor de fuego que todo lo consume

y que se abre desde afuera hasta adentro.

 

Nada enseña a amar tanto como las piedras

que dejan correr el agua luego de la caricia.

 

Mis manos tiemblan al sentir la tierra

el agua corre bajo el corazón de la montaña

dentro mío también se ha venido preparando

se ha venido preparando la tierra.

 

Nada enseña a amar tanto como el río

(la luz se posa lentamente sobre el agua).

 

Así como afuera es adentro.

 

Ha sido el sol ha convertido

en obsidiana todas mis piedras

no se puede huir del sol.

 

(Mis pies se ondean en el agua).

 

Ya no se siente como temblor

sino como murmullo

como el murmullo del agua

 (que corre entre las piedras).

 

Y cae tenuemente a reunirse con la tierra.

¿Te gustó este artículo? Suscríbete y recibe más artículos como este a tu correo