album-art

Valeria Isaza Jiménez

El río se extiende bajo mis pies
como las palabras bajo mi voz,
en su continuo fluir
encuentro el camino a casa.

 

Desaparecer, luego,
como la noche
oculta tras el monte.

 

Pájaros azules anuncian mi llegada
he caído en el corazón de un río.

 

Hecha de silencio
habita la caracola
hecha de mar y de voz.

 

En medio de la magia de la noche
se oye el rugido de un río.

 

Dentro de mí
una flor marchita
suspira por convertirse en tierra.

 

Hundida entre sombras
encuentro una mariposa.
Una luz que se enciende.

 

La danza de los árboles
hace el silencio y la sombra.

 

¿Te gustó este artículo? Suscríbete y recibe más artículos como este a tu correo